MERKAVA
La carroza de fuego del Tzahal

por J.A. Velázquez

Historia de una necesidad

Durante su corta existencia, el estado de Israel se ha visto inmerso en numerosos conflictos con sus vecinos árabes, que siempre han visto al estado hebreo como una amenaza.

De todas esas guerras, la que causó un mayor daño a los israelíes fue la de 1973, acaecida durante la festividad judía del Yom Kippur de ese año. Si algo fue lo que más daño hizo, se puede decir que fue el hecho de ser cogidos por sorpresa, la inteligencia israelí no fue capaz de analizar los movimientos del enemigo y por lo tanto tampoco pudo preveer un ataque de sus vecinos árabes y mucho menos advertir a la nación del mismo.

tank2.jpg (15877 bytes)

En lo que se refiere al aspecto militar, la guerra del Yom Kippur supuso un desastre para las IDF ya que perecieron mas de 2500 soldados israelíes, perteneciendo muchos de ellos a las fuerzas acorazadas, o lo que es lo mismo, tripulantes de carros en su mayoría. Ya no sólo se trato de la perdida de multitud de hombres, sino también de la perdida de numerosos reservistas veteranos de guerras anteriores, los cuales constituían una fuente de experiencia para las nuevas generaciones de  tripulaciones.

La lista de perdidas se cierra con los cuantiosos daños materiales, derivados de la destrucción de numeros carros de combate durante las duras batallas que tuvieron lugar en los Altos del Golán y en la peninsula del Sinaí, donde se produjeron las más fieras batallas entre carros desde las de Kursk en la 2º G.M.

Todos estos hechos llevaron a los estrategas israelíes a realizar un profundo análisis acerca de las causas que ocasionaron este desastre, pese a que la acción decidida, y en muchos casos heroica, de los soldados israelíes y en concreto de las tripulaciones de sus carros de combate, evitó la más que provable destrucción del estado hebreo.

tank6.jpg (25108 bytes)

Así la experiencia adquirida en este y anteriores conflictos fue dando más consistencia a la opinión de algunos de estos estrategas que no perdían la esperanza de que llegara el día en que las IDF pudiesen disponer de un carro de combate fabricado totalmente en Israel y que reuniese todas las caracteristicas que ellos consideraban adecuadas a sus necesidades y que además lo configurasen como el mejor carro de combate del mundo.

Para reforzar esta idea hubo un hecho que llevó al gobierno israelí, ya en 1970, a aprobar la realización de trabajos encaminados al diseño y posterior fabricación de un nuevo carro de combate en Israel, esto no era más que la masiva llegada de material soviético moderno a los paises con los que el estado hebreo mantenía una fuerte pugna desde su nacimiento tras la guerra de independencia en 1948, así Egipto, Siria e Irak estaban equipando a sus unidades con carros T54/55 y T62 además de proporcionar a sus tropas de infantería numerosos lanzacohetes anticarro RPG-7, todas estas magníficas armas fueron las causantes de las numerosas pérdidas sufridas por los israelíes en la guerra del 73.

Otra razón de peso para afrontar el reto de producir un carro propio fue el hecho de que, hasta ese momento, Israel había dependido de sus aliados de occidente en lo que se refiere a tecnología militar. Esto suponía que en muchos casos lo adquirido no cumplía las espectativas creadas o bien no cubría las necesidades específicas del ejercito israelí, lo cual abocaba a la modificación de todos los vehículos que normalmente procedían de EE.UU., Gran Bretaña y Francia. También hay que tener en cuenta que Israel dependía de dichos paises para equipar a sus tropas y por lo tanto estaba a expensas de los intereses de éstos. Es por tanto lógico que un país como Israel, donde el aspecto de la seguridad nacional raya en la obsesión, se aventurase en el desarrollo de armamento propio ya que dicha seguridad no podía estar sujeta a maniobras diplomáticas e intereses de terceros.

MERKAVA , la CARROZA de Fuego del TZAHAL

A la cabeza del proyecto del MERKAVA se puso a el Mayor-General Yisrael "TALIK" Tal, éste era un veterano de las guerras del 48, 56 y 67. Talik empleó toda su experiencia en combate para desarrollar una idea acerca de las cualidades que debía poseer el nuevo carro, así su experiencia de combate en el Golán le había demostrado que la movilidad y la rapidez, no eran sustitutos de una buena protección contra los impactos de proyectiles y cohetes.

Merkaba1.jpg (11199 bytes)

A tenor de las numerosas bajas sufridas por las tripulaciones de carros durante la reciente guerra de Yom Kippur, la seguridad de las mismas iba a convertirse en el principal objetivo a satisfacer por el nuevo carro, después se buscarían la potencia de fuego y por último la movilidad. El posterior estudio de los carros destruídos durante dicha guerra y la visita a países aliados de occidente para conocer los últimos avances en diseño de tanques, ayudaron a Talik y su equipo a terminar de formar su idea acerca de como debía ser el carro israeli. Por último, lo limitado de los recursos israelíes iba a reducir notablemente el número de unidades a producir, con lo que el nuevo carro necesitaba ser el mejor del mundo, lo cual le permitiría ser muy superior a todos sus posibles rivales y así evitar un número insostenible de pérdidas que hiciesen inviable la futura existencia del MERKAVA.

Merkaba2.jpg (17252 bytes)

El día de la independencia de Israel de1978, el MERKAVA fue presentado en un estadio de Jerusalén , el nuevo y revolucionario carro destacó desde el primer momento por su línea y aspecto externos, totalmente diferentes a cualquier cosa vista hasta ese momento.

Éste mostraba un perfil bajo y angulado lo cual mejoraba sensiblemente su protección contra impactos directos, ademas de ello el motor se situó en la parte delantera para aumentar la proteccion de la tripulación. El interior se diseñó de forma que permitiera el desenvolvimiento de la tripulación con comodidad durante las largas horas de servicio o combate, éste era espacioso y estaba dotado de un sistema de aire acondicionado -muy importante para las misiones en el desierto- un depósito de agua y una escotilla de escape situada en la parte trasera del carro la cual permitía un acceso cómodo y rápido al exterior, así como el transporte de un pequeño incremento de soldados o de heridos. Otro detalle a reseñar en el MERKAVA es el hecho de que el habitáculo del conductor no está segregado del habitáculo del resto de la tripulación. Estos aspectos del diseño fue en detrimento de la movilidad y rapidez del carro a diferencia de los estrechos e incómodos carros soviéticos, los cuales trataban de ajustarse a su doctrina en la cual se buscaba siempre la movilidad y la rapidez.

El MERKAVA fue equipado con el mortifero cañón L7 de 105mm, el cual había demostrado su eficacia destruyendo cientos de carros arabes desde 1967, la municion empleada para alimentar el cañón consiste en 62 proyectiles. Además de eso el MERKAVA estaba equipado con dos ametralladoras de 7,62mm y una de 50mm. También se le dotó de un mortero de 60 mm situado en el exterior de la torreta.

Merkaba3.jpg (13267 bytes)

En el apartado motriz, el MERKAVA estaba equipado con un motor de 900 caballos de potencia con transmisión semiautomática y suspensión de primera generación. La torre se controla mediante un sistema electro-hidraúlico. El sistema de control de fuego esta dotado de un equipo electrónico computerizado, así como de un sistema de puntería laser y de un sistema de visión nocturna.

La seguridad del MERKAVA está basada en su sistema de blindaje, fruto de la filosofía con la que se creó el carro y en la que se pretendía que cualquier elemento que formase parte del carro contribuyese en su protección, el MERKAVA así, es capaz de sobrevivir al impacto de un proyectil de tipo HEAT (perforante). También esta equipado con un sistema de portección NBC (de guerra nuclear, biológica y química) consistente en la sobrepresurizacion del compartimento de combate.

La maqueta

El modelo corresponde al realizado por la marca japonesa TAMIYA, este fue el primer kit que se comercializó basado en el MERKAVA. La maqueta es de muy buena calidad en lineas generales, no siendo necesarios muchos detalles a añadir para conseguir un modelo fiel.

Merkaba8.jpg (16502 bytes)

Pintura

Mucho es lo que se ha discutido acerca de los carros israelíes, que si tal o cual cantidad de este o aquel color... Lo cierto de todo esto es que seguramente nadie esta en poder de la verdad suprema. La mejor manera de obtener un color es remitirse a las fotografías disponibles y no dejarse embaucar por los comentarios de algunos visionarios del modelismo o limitarse a seguir lo que las instrucciones nos indican, ya que éstas están muchas veces confeccionadas en función de intereses comerciales y no modelísticos. Así que sea cada uno el que aplique el color que más le satisfaga o el que más real le parezca. Es aconsejable estudiar bien las fotografías antes de pintar el carro, en nuestro caso esto se hace más necesario ante la dificultad de conseguir un color lo más próximo a la realidad.

Merkaba4.jpg (15581 bytes)

A sabiendas de que los carros israelíes modernos están pintados en un color gris, de tonalidades un tanto difíciles de conseguir, y usando unas fotografías que nos dan una idea bastante buena de como es dicho color, nos decidimos por aplicar una capa base de pintura elaborada con una mezcla de DARK GREY (XF-24) al 16%, BUFF (XF-57) al 34%, SKY (XF-21) al 8%, LIGHT BLUE (XF-23) al 8%, OLIVE GREEN (XF-58) al 18% y FLAT EARTH (XF-52) al 16%, todos ellos colores acrílicos.

A continuación, y después de haber barnizado el carro en un acabado tirando a satinado, se aplica un lavado de esmalte u óleo negro de forma selectiva con el fin de resaltar hendiduras, tornillería y otras piezas sobresalientes del carro.

Envejecimiento

Los carros israelíes sufren un deterioro especial provocado tanto por el calor y el polvo del desierto del Negev, como por el frío y la humedad de los altos del Golán, zonas en las que operan habitualmente las tropas y carros de las IDF. 

Añadido a los factores meteorológicos y geográficos, hay que tener en cuenta el deterioro ocasionado por el uso del vehículo en el deambular de las tripulaciones por los mismos, así como por el transporte de petates y otros enseres en el exterior del vehículo, a lo cual son muy aficionados los hebreos para asi ganar en habitabilidad en el interior del carro. Fruto de todo esto son los desconchones, las manchas de fuel y grasa, el polvo y la tierra adheridos al vehiculo, etc...

Merkaba5.jpg (15269 bytes)

En nuestro caso los desconchones fueron realizados de dos maneras; una utilizando un color gris-grafito, para imitar los desconchones más exagerados, y Sky (XF-21) para imitar algo más similar a arañazos. Éstos se aplicaron por el modelo inspirándonos en fotografías y siempre teniendo en cuenta que se suelen producir en las zonas donde más roze hay. Por último se aplica un pequeño toque de METALLIC GREY (XF-56) en determinadas zonas, para afianzar la sensación metálica que debe transmitir el carro, éste se rebajó con DARK GREY (XF-24) para evitar que resalte excesivamente.

Según se puede observar en algunas fotografías aparecen unas manchas rojizas en los carros, sobre todo alrededor de las tomas de combustible, debido a que el polvo de este color de algunas zonas del desierto se adhiere al fuel derramado en el proceso de repostaje. Esto se imitó aerografiando un color marrón-anaranjado, dibujando las manchas siguiendo un poco la pauta observada en las mencinadas fotografías.

Merkaba6.jpg (14153 bytes)

La tierra y los restos de barro seco adheridos al carro se hicieron aerografiando una mezcla de FLAT EARTH (XF-52) y RED BRAWN (XF-64), haciendo especial incidencia en los bajos y en las ruedas. Las salpicaduras de agua embarrada se imitaron con manchas de BUFF (XF-57) hechas a pincel.

En los bajos se realizó un trabajo extra de envejecimiento mediante lavados a base de MAT KHAKI (26) y SAND (187), ambos de Humbrol, y óleos TIERRA DE SIENA NATURAL Y OCRE AMARILLO. Con esto se logra imitar el efecto dejado por las salpicaduras de agua, que al secarse deja marcada su huella sobre el polvo acumulado en la zona baja del carro.

Merkaba7.jpg (14712 bytes)

Empolvamiento
Esta cuestión merece ser tratada aparte pues constituye quizá lo más interesante dentro del proceso de envejecimiento. De hecho lo que más impresiona, a la vista de las fotografías de estos carros operando en el desierto, es la gran cantidad de polvo acumulada en todas sus superficies, llegando a veces al caso de que en algunas zonas llega a ocultar totalmente el color base, dando la impresión de que se trata de manchas de otro color, como si de un camuflaje se tratase.

Para conseguir una sensación intensa de polvo se recurrió a las tizas al pastel, por su acabado más seco que el conseguido con el aerógrafo. El problema de esta técnica es que con el paso del tiempo el efecto dejado por el pastel va desapareciendo, debido a que el polvo de las tizas al pastel no se llega a fijar completamente sobre la superficie donde se aplicó. De ahí que tenga esta tecnica sus detractores, pese a ello se decidió utilizarla en este caso, ademas de por su efecto más realista, por poder así mostrar la manera de aplicar esta técnica.

Así, primeramente se rasca la tiza al pastel del color elegido mediante una cuchilla. Hay que procurar que el polvo obtenido sea lo más fino posible y que no contenga piedrecillas, que luego pueden provocar la aparición de rallones a la hora de aplicarlo sobre la maqueta.

Merkaba11.jpg (13168 bytes)

A continuación, utilizando un pincel del nº 6, se coge un poco de polvillo de pastel y se vierte sobre la zona deseada sacudiendo el pincel como si de un cigarrillo se tratase, suavemente extendemos el polvo a lo largo de la zona que queremos empolvar y después damos unos pequeños toques con la punta del pincel para que se vaya fijando el pastel. Cuando apreciemos que la superficie tratada ha quedado ya impregnada suficientemente, soplaremos para eliminar el polvo sobrante. 

Seguidamente, y con el pincel un poco limpio, frotaremos la zona tratada como si de la técnica del pincel seco se tratase, esto tiene como fin uniformizar y fundir la mancha realizada. Normalmente no es suficiente con realizar esta operación una vez, por lo que tendremos que insistir tantas veces como sea necesario hasta lograr que la mancha de polvo alcanze la intensidad deseada.

Armamento 

Para aquellos que se hallan podido sorprender al ver las ametralladoras con un aspecto tan deteriorado, hay que decir que están inspiradas en diversas fotografías en las cuales aparecen dichas armas bastante empolvadas, destacando las zonas cubiertas por el polvo rojizo antes mencionado, lo cual les da un aspecto oxidado muy interesante.

Merkaba9.jpg (20014 bytes)

Distintivos

Los israelíes tiene un atractivo sistema de identificación para sus vehiculos. Este consiste normalmete en una ëuveí de color blanco, la cual indica el número de batallón segun la posición en la que se encuentre. Ademas de esta ëuveí tambien portan otro codigo formado una letra del abecedario hebreo, la cual indica el número de pelotón, y un número, el cual hace referencia al número del vehículo dentro de dicho pelotón. Este código puede aparecer pintado sobre el vehículo al igual que la ëuveí, o bien, estar pintado sobre un estandarte de tela que las tripulaciones cuelgan de los laterales de la torre.

También en algunos carros se puede observar una banda blanca pintada longitudinalmente sobre el cañón, esta tiene como propósito servir para la identificación aerea del vehículo (también suelen llevar lonas de color naranja fluorescente para este propósito). Esta banda suele estar atravesada transversalmente, por sendas bandas del mismo color blanco, las cuales difieren en numero de un carro a otro.

Por ultimo también suelen aparecer pintados sobre los vehiculos o sobre lonas, eslogans escritos en hebreo que hacen referencia al nombre puesto por la tripulación al carro.

Bibliografía

  • "MERKAVA I , II , III ": Concord publications
  • "Israel armor might": Concord publications
  • "Battelground Lebanon": Concord publications
  • "Armour of the middle-east wars I": Concord publications
  • "Armour of the middle-east wars II": Concord publications
 

Texto y fotografía © J.A. Velázquez (Yosu)
Año 2004

 
colabora@panzernet.com