Pintando un cráter de explosión

por Michel Pérez Blasco

Introducción

Se trata de la referencia 101 de la firma XS PROXECT "embudo de explosión". La pieza representa el clásico socavón que genera una explosión, el firme reproducido es un adoquinado y en el fondo del cráter hay simuladas dos tuberías parcialmente rotas, además incluye un registro de alcantarillado y parte de la galería del mismo construida con ladrillos.

Es una pieza ideal para representar escenas de combate ciudadano, por si sola, complementada por cualquier otra referencia de adoquinado, o como recientemente pudimos verla incluida en el magnífico diorama de Mig, Jorge López y Carles Elías "Panic in the background".

El material empleado es escayola, lo que permite su decoración con cualquier clase de pinturas. El modelado de los adoquines y los ladrillos es soberbio en cuanto a formas, texturas y tamaños, destacando los distintos planos de inclinación de los adoquines entre sí. Habitualmente, cuando cualquier firma representa un adoquinado, suele pecar de excesiva uniformidad pero en este caso ocurre lo contrario. Además XS PROXECT incluye en la caja una pequeña bolsa de adoquines sueltos para colocar a nuestro libre albedrío, lo cual me invita a pensar que el original no fue tallado si no compuesto de ladrillo en ladrillo, tarea tediosa pero de resultados excelentes.

En la etiqueta que sirve de cierre a la caja de cartón que contiene el producto, hay una fotografía a color del cráter ya pintado, como ayuda y sugerencia al modelista que acometa esta pieza.

Pintando en escayola

Este material suele tener el inconveniente de que absorbe mucha pintura, especialmente si el diluyente es agua como en mí caso. Esto tiene una fácil solución, usando primero un tapa-poros cualquiera o en su defecto con el remedio casero de darle una manita de leche. Esto no fue necesario puesto que el tipo de escayola utilizada por el fabricante no es especialmente absorbente.

Comencé pintando los adoquines y para ello utilicé los conocidos acrílicos Vallejo, partiendo de un color gris oscuro, realicé diversas mezclas añadiendo otros grises, marrones y verdes, con el fin de obtener diversos tonos de gris y lograr mayor colorido.

Fui pintando adoquín por adoquín, primero con el color base y luego con las mezclas, además pinté también algunos de ellos con un par de ocres y marrones claros, como se puede observar en la fotografía.

El fondo y paredes de cráter están pintados con color beige, y las tuberías con marrón chocolate.

Para el enladrillado de la galería del alcantarillado, use marrones rojizos, naranjas, ocres y algún que otro gris de los obtenidos para el adoquinado y están pintados también de uno en uno.

Una vez bien seca la pintura di un lavado con óleo negro mezclado con sombra tostada. Como siempre primero humedezco primero la zona a tratar y luego voy aplicando el óleo con un pincel del 1, siguiendo las líneas que forman cada fila de adoquines, con el fin de resaltar las sombras que se crean en estos puntos. Hay que evitar en lo posible que el óleo se deposite sobre las partes planas, para que no actúe como un filtro y no oscurezca los colores de base.

A continuación, traté con pincel seco toda la superficie, usando para ello un tono de gris muy claro y un arena también muy claro, aplicando cada color por zonas no muy extensas y aveces superponiéndolos, como siempre buscando la mayor diversidad posible de color.

Finalmente empleé colores pastel de color marrón tierra, que fui aplicando igual que en los lavados, solo en las juntas entre adoquines y guiándome por las líneas. Una vez puesto el pastel, procedí a retirarlo simplemente pasando la yema de los dedos en sentido perpendicular a las mencionadas líneas de adoquines, de modo que al mismo tiempo quedaba un aspecto ligeramente satinado propio de estos pavimentos.

El tratamiento de las paredes del cráter es un proceso simple de fundidos de óleos, procurando que la parte más profunda quede mucho más oscura y que gradualmente vaya cogiendo luz conforme sube hacia arriba, esto le da más sensación de profundidad al tiempo que aspecto de poso de aguas sucias en el fondo.

En resumen se trata de un excelente producto que nos puede dar un toque de singularidad y realismo a cualquier escenificación que queramos representar en ambiente urbano.

Espero que lo disfrutéis pintando, como a mí me ha sucedido, si tenéis ocasión de usarlo en algún diorama o viñeta.

 

Texto y fotografía © Michel Pérez Blasco
Junio de 2002

 
colabora@panzernet.com