Trucos de un modelista

por Arsenio Villanueva

TRUCO PARA LIMAR CON FACILIDAD PEQUEÑAS PIEZAS

No pocas veces nos surge el estrés, cuando tratamos de limar esas pequeñas piezas, tales como los eslabones individuales de las orugas de los carros, pequeñas varillas de algunas piezas, etc., que son, o  muy pequeñas, o muy delicadas. Cuando no se nos parten, nos saltan de las manos, o de donde sea que las apoyemos. Entonces  ¿cuál es la solución?. Para mí, ha resultado (desde hace ya un montón de años) algo más fácil de realizar, si esa dichosa pieza la apoyo sobre UNA GOMA DE BORRAR, de gran tamaño, lo cual me permite un mayor control del limado o lijado, y no tengo que limar contra mis dedos, y al ser una base muy elástica, no saltan.

Como muestra, incluyo una imagen de la más antigua de mis gomas, que presenta algunas acanaladuras, que me sirven para insertar en ellas esas piezas, para que al limarlas no giren (ese es otro de mis trucos). Al iniciar el limado o lijado, hacedlo con poca presión, y movimientos muy cortos, repito, muy cortos, apenas un pequeño vaivén hacia delante y atrás, hasta que notéis que la pieza se asiente sobre la goma. Es sumamente fácil, y requiere únicamente un poco de práctica.


Os presento la imagen de gran tamaño para que podáis apreciar lo de las acanaladuras, y si observáis la de la derecha está completamente cubierta de mugre de años, NO LA LIMPIÉIS, ya que permite que las pequeñas piezas planas se peguen a ella y se lijen mejor, y además, la pequeña impronta que deja la pieza, cuando la retiramos para controlar el limado, si requiere continuar, podemos volver a poner la pieza en ella, y reanudar el proceso.

Otra de las aplicaciones de una goma grande, es la de servir de soporte para doblar los fotograbados, mejor sería decir para incurvarlos.

Lo cual haríamos de la siguiente manera:

Colocamos el fotograbado, y con el mango de una cuchilla, o un lápiz, lo hacemos girar por encima, al tiempo que apretamos, y en sucesivas pasadas, vamos controlando el incurvamiento de la pieza.

Como añadido a este artículo sobre trucos, deciros que las fotos están obtenidas colocando las piezas directamente sobre el escáner, y poniendo como fondo un folio en blanco, sirve como idea para el que no tenga cámara fotográfica ¿vale?.

 

 

BUENOS SUCEDÁNEOS DE REJILLAS METÁLICAS

Actualmente, con la ingente cantidad de productos "after-market" que existen, parece haberse perdido el afán de los modelistas por obtener los materiales por sí mismos, (¡qué tiempos aquellos en que uno iba por la calle recogiendo trozos de cables, ramitas, etc!), y no parecemos valorar lo "hecho por uno mismo", o no estamos dispuestos a perder el tiempo haciendo algo que se nos puede dar fabricado (aunque por supuesto, tirando de cartera o VISA). Y a veces se da el caso de que lo que se nos ofrece más caro, no es necesariamente lo mejor. Y eso es lo que sucede con las rejillas de los carros, que las tenemos en fotograbados, y aunque hay que reconocer que las hacen sumamente finas, realmente no responden a la realidad, ya que son en dos dimensiones.

Pero para conseguir una muy buena malla metálica a escala, en las tiendas de "todo a cien" disponemos de un amplio surtido de coladores con rejilla metálica auténtica, en tres dimensiones, y MUY fina. El inconveniente es su dificultad para cortarla y darle forma.

Como podemos ver en la imagen de arriba, y lo perfecto de la malla en la misma, pero ampliada, aquí a la izquierda. Este ejemplar lo compré en un supermercado, y es un colador de malla de acero, bastante rígido, y que se corta con dificultad, pero es muy tupido y fino, pero el entramado es de fábula. Otra solución, menos perfecta, pero más fácil de modelar, es utilizar la malla de los coladores de plástico, igualmente fina, y que por lo demás, los hay de distintos tupidos de malla.

Para manejarla correctamente, lo que tenemos que hacer es cortarla con una cuchilla, bordeando el soporte de plástico. A continuación, y como seguramente vendrá algo deformada, lo que hacemos es PLANCHARLA, a no mucha temperatura, y poniendo por encima un folio, para que en caso de habernos pasado con el calor, que no se nos  pegue a la plancha.

A partir de ahí, lo primero es hacer sobre papel el formato de lo que necesitamos, pegandola con cinta de la que pega por las dos caras, y recortar. Si queremos deformarla, como corresponde a una malla que es pisada y se encuentra con hundimientos, lo podemos hacer acercando un objeto metálico caliente, como podría ser la punta de una plancha, o un soldador, etc.

¡Ojo! si lo acercamos mucho, o está muy caliente, podemos estropearla, pero por otro lado, es tan barato que no importa estropear unas cuantas para adquirir práctica.

Abajo la misma, pero ampliada. (La imagen no está desenfocada, sino que al ser un material algo transparente da esa sensación). Observad que el entramado es casi perfecto para lo que necesitamos.
 

TRONCOS DE ARBOLES

En la búsqueda de artilugios,efectos y accesorios que nos puedan servir para la ambientación de nuestras maquetas, aparte de las sustancias artificiales, no debemos olvidarnos de la propia naturaleza. Gracias a ella, podemos disponer de gran cantidad de elementos, ya que nadie se imita mejor que uno mismo.

Como prueba de ello, aquí os presento estos troncos de árboles, que no son tales, sino RAICES DE REGALIZ, las cuales podeis encontrar en herboristerías, y que se pueden poner directamente en un diorama, como troncos cortados apilados, o bien utilizarlos como base para realizar árboles con hojas y ramas.

 

Texto y fotografía © Arsenio Villanueva Molina
Febrero de 1999

 
colabora@panzernet.com