Adéntrate con nosotros en el impactante mundo de la imagen. En las próximas lineas descubrirás que no siempre conseguir buenas imágenes de nuestros modelos es tan complicado como cabría imaginar. El siguente relato te proporcionará tres aproximaciones diferentes para conseguir sin esfuerzo la fusión entre la fotografía y las maquetas. Tres niveles de exigencia totalmente ilustrados para que nadie se sienta excluido de esta excitante posibilidad del modelismo.

NIVEL 1 : Tengo ganas de empezar

Tu maqueta, tu instamatic y tú. Este es el panorama, pero no te desanimes, no por ello debes negarte a probar. lo cierto es que las cámaras instantaneas hoy en día ofrecen unas prestaciones muy elevadas de las que puedes sacar muy buen partido.

Para este caso sugerimos situar el modelo en una superficie iluminada y clara, si es eso posible, para evitar que se dispare el flash, que es el principal causante de una iluminación exagerada. Para ello has de estar ante una ventana o en el exterior. Lo mejor siempre es que el fondo sea homogeneo, pero como estamos en el caso más desesperado, puede valer una mesa lisa y limpia o con un paño de color.

Ahora coloca tu maqueta sobre él y juega un poco con ella buscando su vista más atractiva. En este nivel no debemos obsesionarnos con conseguir fotos de detalles de catálogo ya que así son tecnicamente imposibles de realizar. Una vez te hayas decidido, coge la cámara. Los mejores resultados se obtienen si situamos nuestro punto de vista a la altura del modelo, ya que así cobrará una dimensión hasta entonces desconocida para nosotros.

Has de comprobar varias cosas antes de disparar. Primero cuadra tu modelo, que no es más que asegurarte de que sale entero en la imagen, después céntralo, y haz que quede a la misma distancia de todos los márgenes de la imagen del visor de tu cámara. Por último no te aproximes nunca a menos de 50cm, dado que es lo máximo que este tipo de cámaras puede llegar a tolerar para obtener una imagen enfocada. Si ahora aprietas el botón, ese disparo será el comienzo de tu carrera como fotógrafo de maquetas.

Los dos ejemplos que puedes contemplar han sido fotografiados contra fondos blancos, el primero contra una pared y con luz natural, el segundo dentro de una vitrina y disparando el flash incorporado de nuestra cámara instantanea. Afortunadamente el acabado mate del modelo, mitiga el brillo del flash, que sin embargo si es visible en el canto de la peana.

Lamentablemente poco a poco te vas dando cuenta que este método es demasiado elemental y no permite grandes aproximaciones a tus modelos, así que mientras es bastante para tener un simple testimonio de nuestros trabajos, es insuficiente para sacarle realmente partido a todo nuestro esfuerzo. Como inicio está muy bien, y siempre nos puede sacar de un apuro si vamos a visitar a un amigo y queremos llevarnos un recuerdo, o si tenemos ocasión de retratar ese modelo que tanto te gustó en la última exposición que visitaste.

Pero evidentemente si ya tienes dominada esta técnica ahora querrás saber más. Continua leyendo...

    pagina siguiente
 
colabora@panzernet.com