Como hacer asas iguales
por Arsenio Villanueva Molina

Materiales necesarios:
- Hilo de cobre del calibre necesario según el asa que necesitemos.
- Pinzas de depilar.
- Pelo de marquetería (para los que no sepan lo que es, es la sierra fina para trabajar con marquetería, lo venden en tiendas de bricolaje, son superbaratas, y de distintos tamaños, lo que nos viene bien para elaborar asas de distinto ojo).
- alicates de punta plana (yo uso de pico de pato, pero sirve cualquiera)
- cuchilla (no es necesaria una nueva, puede servir una a punto de jubilación).

Realización:
Colocar el pelo de marquetería sobre una superficie dura, y apoyando sobre el mismo, atravesado perpendicularmente, el hilo de cobre. Con la pinza de depilar, y lo más próximo a los bordes del pelo, apretar hacia abajo sobre el hilo de cobre (Fig. 1 y 2). Aquí conviene una aclaración, si lo que pretendemos es un asa con la parte superior algo redondeada, pasamos directamente al siguiente apartado. Pero si queremos un asa con la parte de arriba plana, en este momento, y antes de soltar la pinza de depilar, introducimos la punta de una cuchilla con la parte plana hacia abajo, y presionamos para aplastar la parte superior. Retiramos el hilo de cobre, y con la cuchilla cortamos por los dos extremos, procurando que queden igualados, y no excesivamente sobresalientes. (Fig. 3).

A continuación agarramos el asa con la pinza de depilar, de manera que para que no se nos escape y salte(Ħojo a la Ley de Murphy!), la atrapamos (como muestra la figura 4) por uno de los ángulos, para seguidamente con los alicates de punta plana apretar fuertemente, y perpendicular al plano del asa, lo aplastamos todo lo que podamos. Mientras más nos aproximemos a la parte vertical del asa, mejor nos quedará.

En este momento cogemos el asa nuevamente con la pinza de depilar por el lado QUE YA HEMOS APLASTADO, con lo cual se nos facilita el que podamos aplanar el otro extremo controlando que queden aplanados según un mismo plano. (Fig. 5).

En este momento podemos apoyar el asa sobre una superficie dura, y presionando con la pinza de depilar sobre las dos partes aplanadas, las dejamos totalmente niveladas, y al menos a mí se me mantienen totalmente verticales. (Fig. 6).

Para pegar las asas en su sitio, se marca con lápiz, rotulador, etc. Dos pequeñas gotas de ciano, aplicadas con la punta de un palillo de dientes, que permite un mejor control de la cantidad y situación del adhesivo.

Con un poco de práctica se consiguen asas casi identicas, y elaboradas con relativa facilidad y rapidez.

15-9-1998

 
colabora@panzernet.com