El Tunel de lavado
por Freddie Collada

Esta técnica de pintura es una de las más sencillas que he probado, con ella se pueden obtener unos resultados muy vistosos y no requiere más herramientas que nuestro aerógrafo, un recipiente donde quepa la maqueta y agua. Eso es todo, fácil no?

Para ilustrar esta sencillísima forma de pintar he utilizado la vieja maqueta del KV1 de Tamiya a la cual no le he realizado ninguna mejora excepto cambiarle las cadenas por otras de una de las nuevas maquetas de Trumpeter que calzan perfectamente.

La idea es que la pintura con la que apliquemos el camuflaje no "agarre" del todo en la maqueta, para ello antes de pintar sumergiremos la maqueta en agua.

Antes de que el agua se escurra o evapore pintaremos las áreas donde queramos aplicar el camuflaje. Acto seguido volvemos a sumergir la maqueta en agua dejando que la pintura que aún no ha "agarrado" se diluya en esta.

La clave de esta técnica es la velocidad puesto que debemos actuar con rapidez; en la primera fase no debemos permitir que el agua se escurra de la maqueta, y luego, cuando hayamos dado la capa de pintura no debemos dejar que esta precipite a través del agua para que no llegue al plástico.

Como siempre digo, si no queréis probar con vuestra última maqueta utilizad, como yo, una vieja o un juguete. Pero como podéis comprobar no se requiere ninguna habilidad especial para utilizar este truco. Ideal para los más novatos.

         

 

Texto y fotografía © Freddie Collada
Año 2005

 
colabora@panzernet.com